¡Diez meses en Barcelona! Mi experiencia ESC -Panayiota Christou

panayiota-100

Y así, sin más, estamos en noviembre y ¡es oficialmente mi último mes en Barcelona! Este es mi intento de poner en palabras todos mis pensamientos y emociones mientras miro hacia atrás y reflexiono sobre todo lo que he vivido estos últimos 10 meses tanto personal como profesionalmente, como Voluntaria del Cuerpo Europeo de Solidaridad en Nexes Interculturals.

He vivido esta experiencia al máximo. He aprovechado la oportunidad que se me dio y me he asegurado de sacar el máximo partido. Como persona, he notado que el programa me ha ayudado mucho. Ahora tengo más confianza, me siento más cómoda y soy más responsable a la hora de vivir sola, de gestionar mis horarios y de tomar iniciativas, algo que muy pocas veces hacía antes de venir aquí. Barcelona me ha permitido ver mi futuro y la vida en general desde una perspectiva diferente. Ahora me siento convencida de que estoy en el camino correcto y segura de mis ambiciones hacia el futuro.

Sin duda, al mirar atrás, me doy cuenta de que he crecido, sobre todo, profesionalmente. Nexes me ha permitido poner en práctica todos los conocimientos adquiridos en la universidad y me ha convertido en una mejor profesional. Ahora puedo decir que tengo experiencia en redes sociales y comunicación, que sé manejar WordPress y que sé crear un boletín. Me enorgullece decir que junto al equipo de Nexes he hecho el branding de Migrantour Barcelona y que he rediseñado un juego de mesa. Dos cosas que nunca había hecho antes. Además, puedo decir que he salido de mi zona de confort más de una vez y que me he sentido realmente desafiada. Negociar cuestiones relacionadas con el trabajo totalmente en español; aprender a comunicarme con el resto del equipo; escuchar realmente; entender; debatir y, encontrar la forma de expresar mis pensamientos y justificar mi opinión. Organizar y asumir la responsabilidad de acompañar voluntarios de corta duración a actividades interculturales por toda la ciudad. Responsabilizarme de los errores y los malentendidos, aceptar el reconocimiento y gestionar las situaciones difíciles. Ser siempre positivo y buscar soluciones a cualquier obstáculo.

Mi experiencia en Barcelona ha sido una montaña rusa de emociones. Pero, reflexionando sobre ella ahora, sólo puedo sentirme agradecida y orgullosa por toda la gente que he conocido y me ha apoyado, los amigos que he hecho por el camino y la enorme alegría de vivir en una ciudad tan bonita durante casi un año. Lo haría un millón de veces más y creo que es una oportunidad imprescindible que todo el mundo debería vivir.

Y, además, ¡ahora puedo decir que tuve mi primera experiencia profesional en Barcelona!

¡Gracias a Nexes Interculturals!